Yacimientos arqueológicos madrileños salvadorebooks

Yacimientos arqueológicos madrileños antes de los musulmanes

Pues sí. Aunque parezca mentira, existen yacimientos arqueológicos madrileños antes de los musulmanes. A despecho de todas las vicisitudes que se han sucedido en la capital desde los tiempos de Maricastaña. Pero también existen en la Comunidad madrileña, que aún siendo una región muy urbanizada, tiene sus rinconcitos mágicos para soñar con la azarosa vida de nuestros antepasados.

Voy a enumerar algunos de los yacimientos arqueológicos madrileños antes de los musulmanes que conozco y que he visitado personalmente, ordenados por cronología. Tenemos que empezar ineludiblemente por los restos prehistóricos, que tenemos en la región, pero que por nuestra mala cabeza ya no podemos admirar porque están prácticamente desaparecidos o destruidos. Me refiero a la cueva del Reguerillo, en el término municipal de Patones, cerrada a cal y canto para evitar posibles accidentes entre espeleólogos aficionados y algunos energúmenos que van de graciosos. Aunque es de reconocer que en los yacimientos de Pinilla del Valle se repiten un año y otro también las campañas de excavación que han sacado a la luz restos de Homo neanderthalensis. Con una visita anual guiada incluida.

Yacimientos arqueológicos madrileños prerromanos también podemos visitar en la región madrileña. Suelen corresponder a la cultura carpetana, desarrollada en la región unos siglos antes de Cristo. En el mismo término de Patones, y cercana a la cueva del Reguerillo anteriormente citada, se halla una ciudad indígena-romana en lo alto del cerro de la Dehesa de la Oliva. Podemos descubrir manzanas de casas de estilo itálico y céltico, junto a los restos de un edificio comercial anterior a los romanos, así como murallas también de período carpetano. También carpetana es la vivienda del parque Miralrío en Rivas-Vaciamadrid. Junto a los cimientos de la casa podemos admirar una reproducción de la misma, pero como el centro permanece habitualmente cerrado, es necesario concertar visita. En Santorcaz el yacimiento del Llano de la Horca representa un poblado de cronología carpetana tardía.

Calzada romana de Galapagar salvadorebooks

Calzada romana de Galapagar (Madrid)

Si continuamos con nuestro periplo cronológico, nos adentramos ahora los Yacimientos arqueológicos madrileños en la etapa romana, de la que existen bastantes más restos que de la etapa anterior. Pero el monumento más espectacular de esta época es sin duda, o al menos así me lo parece, es el conjunto de edificios públicos del foro de Complutum, en Alcalá de Henares, muy bien complementado con la Casa de Hipolytus, un colegio para los hijos de las familias más acomodadas de la ciudad complutense en el siglo IV, en cuyos suelos aparecen bellos mosaicos de tema marino. La ingeniería civil de caminos romana, se haya bien representada por los diversos tramos de calzada en Galapagar, en Zarzalejo y en La Fuenfría (Carcedilla). Y la ingeniería hidráulica en un pequeño puente en El Berrueco, y un puente de gran envergadura como el de Talamanca del Jarama. Pero aún hay más. Existe un curioso monumento en Cenicientos, un bajorrelieve donde podemos adivinar como personajes en actitud de oferentes parecen ofrecer votos a una divinidad de la religión romana.

Yacimiento visigodo en Colmenar Viejo

Yacimiento visigodo en Colmenar Viejo

Y aunque no lo creamos también tenemos restos de época visigoda, esos grandes desconocidos de nuestra historia. Colmenar Viejo es un municipio con abundantes vestigios de esta etapa. En la Dehesa de Navalvillar se han excavado dos poblados, granjas o alquerías en donde se descubrieron monedas islámicas (dírhem) de comienzos del siglo VIII. Estos pequeños núcleos rurales seguramente continuaron su vida cotidiana sin mayor problema bajo dominio musulmán. Pero es que en Colmenar hay más. En la popular ermita de los Remedios podemos pasear por el interior de una necrópolis visigoda. Un ejemplo más de los vestigios de esta oscura época. La denominada tumba del Moro, perdida entre La Cabrera y Valdemanco, oculta los enterramientos de una remota comunidad visigoda que debió habitar en las cercanías del convento de San Antonio.

por Diego Salvador Conejo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *