El La la la y sus problemillas salvadorebooks

El La la la y sus problemillas

O de cómo un éxito precoz puede pasar factura e incluso amargar toda una vida. Artística e incluso personalmente. Algo así le pasó a Massiel. Es lo que ella misma repite por activa y por pasiva. Aunque en mi opinión y visto desde fuera, desde luego, no le ha ido tan mal. Pero ahí está la maldición del La la la y sus problemillas asociados.

¿Qué hubiese ocurrido si Serrat gana Eurovisión ese año de 1968? ¿Sería hoy día quién es? Imposible saberlo, pues la historia, a día de hoy, no es posible cambiarla. Al tiempo.

Respecto a quien suscribe, decir que tengo muy vagos recuerdos, por no decir ninguno, de aquella noche mágica del 6 de abril de 1968. Claro, que a los tres años y medio de edad, las sensaciones, la percepción de la realidad, a no ser que sean experiencias muy vívidas, se pierden en la nebulosa neuronal de aquella esponja escasa de circunvoluciones que es el cerebro a tan temprana edad. Lo que sí recuerdo perfectamente es que en mi casa siempre hubo televisión. En blanco y negro, por supuesto. Y que la veíamos. Cuando había programación, que no había a todas horas.

El triunfo del La la la

La victoria española en el Royal Albert Hall londinense fue la única vez que España se alzó con el triunfo en solitario en el kistch festival de Eurovisión. Y fue presentada (y magnificada) como correspondía por el régimen de Franco. Triunfalismo a raudales del Spain is different. Además en territorio de la Pérfida Albión. ¡Casi ná!

El tema, pegadizo a más no poder, festivalero y que tenía su “aquél” sin duda, fue compuesto por los legendarios (ya lo eran por entonces) componentes del Dúo Dinámico, Ramón Arcusa y Manuel de la Calva.

Si bien la canción no estaba exenta de calidad, la intérprete, una jovencísima Massiel (20 añitos la contemplaban), también puso mucho de su parte para que la composición se alzase con el triunfo final. Fue gracias a una gran actuación provista de coraje y fuerza. ¿Quién de cierta edad no recuerda aquella primera estrofa “Yo canto a la mañana que ve mi juventud…“?. Un hermoso canto al pizpiretismo supuestamente reinante entre la domesticada juventud española de la época, en suma. Pero el La la la y sus problemillas continuaron… Pues ya habían comenzado anteriormente.

Massiel y el La la la salvadorebooks

Massiel en plena actuación. Cortesía de RTVE.

En la propia gala eurovisiva hubo emoción e incertidumbre hasta el último minuto. En la penúltima votación todavía ganaba el país anfitrión, representado por Cliff Richard (esta vez sin las maravillosas guitarras de The Shadows de por medio). En ese momento Alemania hizo bueno el dicho de “ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor” (o algo así), y con sus votos puso por delante a España. Todavía quedaba un país por votar. Pero a los jueces yugoslavos no pareció entusiasmarles ni el Congratulations defendido por Richard ni el La la la de nuestra esforzada Massielona. Así que ni a uno ni a otro. Zero points. Pronúnciese en francés y en inglés, como corresponde. Guayón Uni, cero puens. Lespañe, cero puens. Unitez Kindom, ziro points. Espain, ziro points.

Pero con esa tradicional mano negra que parece perseguir a todo lo hispano, la canción inglesa aunque no ganó tuvo bastante más éxito mundial que el La la la, llegándose a grabar en castellano. ¡Toma recochineo!

Pero en honor a la verdad, Massiel vendió más de un millón de discos y llegó al número uno de las listas. Y formando parte de la maldición del La la la y sus problemillas, es recordada en gran medida por ese éxito tempranero.

Como curiosidad decir que la edición de Eurovisión de 1968 fue retransmitida por primera vez en color en algunos países europeos. Aunque poca gente tenía en aquellos tiempos un receptor de TV en color en su domicilio en la ya opulenta Europa.

Aparecieron en la prensa europea informaciones que atribuían la victoria española a un apaño político y que TVE había comprado todo lo comprable con tal de ganar y dar brillo y lustre a un régimen mortecino. ¿Realidad? ¿Envidiejas? ¿Bulos malintencionados? El La la la y sus problemillas. Pues la canción representaba a un país que vivía todavía bajo una férrea dictadura, inmersa en su tramo final.

Joan Manuel Serrat y sus problemillas

Como por entonces no había Operación Triunfo para elegir al mejor intérprte, TVE escogió a dedo en un principio a Joan Manuel Serrat, joven cantautor más o menos conocido en el círculo de la nova cançó catalana.

La idea de grabar una versión en catalán se le ocurrió al representante de Serrat, José María Lasso de la Vega (también mánager del Dúo Dinámico), mientras se grababa el tema en varios idiomas en Alemania. Era una oportunidad de negocio para el cantante, que solía escribir por entonces la mayoría de las letras de sus canciones en catalán. Y también para la discográfica Zafiro, que tenía los derechos del La la la en castellano. La versión catalana se vendió a una pequeña discográfica, Edigsa. Ambas lanzaron sus discos en el idioma correspondiente.

En determinados círculos de la élite cultural barcelonesa comenzaron a presionar a Serrat para que interpretase la versión en catalán. Pero eso no podía ser. Zafiro podría arruinarse. El representante de Serrat propuso que éste cantase en castellano toda la canción excepto una estrofa, que sería en catalán. Pero tampoco era posible convencer al gobierno de entonces de la bonanza de la iniciativa.

Serrat exige cantar en catalán. Salvadorebooks

Serrat en la portada del diario El Alcázar.

El 25 de marzo (muy poco antes del festival) el representante anunció a bocajarro que Serrat no irá a Londres si no puede cantarlo todo en catalán. Era una forma de presionar a TVE para que aceptara la iniciativa de la estrofa en catalán. Pero el gobierno se asustó y directamente comunicó en el telediario de ese mismo día que Serrat, efectivamente no acudiría a Eurovisión.

Serrat sufrió la incipiente maldición. El La la la y sus problemillas. El Nano (un apodo de Serrat) lleva repitiendo desde entonces que el deseo de cantar en catalán era por considerar que “era una oportunidad importante para movilizar el problema en Cataluña, y de que en el resto de España la gente fuese consciente de aquí convivíamos y convivimos gentes de formaciones y culturas diferentes”.

Su postura provocó la inmediata repulsa del establishment de la época. Se ejecutaron represalias profesionales y personales contra el cantautor barcelonés. Marchó a París y después a México, sufriendo un exilio mal disimulado, pues no pudo ni vivir ni trabajar en España de forma digna. Fue boicoteado hasta que en 1974 TVE levantó el veto.

Para que luego vengan acusando a Serrat de anticatalán en algunos sectores catalanes. Pasa lo de siempre: los pioneros acaban pagando ser unos adelantados a su época. Y Serrat fue en cierta medida pionero de la causa catalana en un tiempo que eso suponía al menos el suicidio profesional. Quería llamar la atención sobre la situación marginal que mantenía la lengua catalana en la España de Franco. Una auténtica provocación para una dictadura que saltaba a las mínimas de cambio. El La la la y sus problemillas.

Massiel y sus problemillas

Si bien se barajó llevar al propio Dúo Dinámico al certamen eurovisivo, en un giro inesperado, se pensó en Marisol. Pero la malagueña de turbadores ojos azules rechazó la oferta de TVE.

A contrarreloj TVE ofreció la interpretación del La la la a Massiel, joven estrella en ciernes, en la nómina de Zafiro, como Serrat. El problema es que la cantante estaba en México desde hacía meses realizando una extensa gira. Pero el regalo era demasiado goloso como para desaprovecharlo. ¿Y si ganaba? Su popularidad subiría como la espuma…

De vuelta a España, Massiel se tuvo que estudiar a fondo el tema del Dúo Dinámico deprisa y corriendo. Y no solamente eso. También tuvo que grabarla en varios idiomas como ya había hecho el noi del Poble Sec (Serrat, para entendernos), quien también la había grabado en catalán. Y comenzar a promocionarla con ansia viva (como diría José Mota) en la capital del Reino Unido.

A la vuelta de Londres tras el triunfo, el La La la y sus problemillas continuaron haciéndose evidentes, cual maldición de bruja. Franco quiso otorgar a Massiel el Lazo de Isabel la Católica como premio a su hazaña en las Islas Británicas. Pero la intérprete se negó. “Nunca fui al Pardo a que me la impusieran. Yo he tenido un par siempre… No quería la foto de Franco condecorándome”, dijo en la entrevista a Papel (revista del diario El Mundo) el 5 de abril  de 2018, en el aniversario de la histórica noche eurovisiva. En castigo su aparición en TVE (la única que existía por entonces por estos pagos) fue vetada durante casi un año.

Según declaró ella misma en la citada entrevista a Papel:

“Ir a Eurovisión es un chollo, y además gané. ¿Pero qué sucede? Que luego viene el país, y se te echa encima. Y luego viene la familia, y te oprime… Y luego tú quieres volar, y no te dejan. Y quieres respirar, y tienes que respirar como se lleve según los cánones de la época. Y entonces te quieres tirar por el piso 25 de la Torre de Madrid. Y dices: ¿para qué coño habré venido, si estaba mejor en América?”

Massiel ya había cosechado un gran éxito en 1967 en España e Hispanoamérica con una gran canción compuesta por Luis Eduardo Aute, Rosas en el mar. Y es que cincuenta años después del histórico triunfo eurovisivo, Massiel se ha lamentando en numerosas ocasiones que ganar Eurovisión “le destrozó su carrera”. Pero no se puede negar que el triundo de la Massielona (como la llamó Forges con cariño en alguna ocasión) hizo crecer la autoestima nacional, bastante alicaída. Una dictadura es una dictadura.

El Dúo Dinámico y sus problemillas

Parece que los creadores de la canción no asumieron bien el incontestable éxito de la joven Massiel. Se descolgaron con unas declaraciones en las que aseguraban que hubiesen preferido a Serrat para cantar su tema y no a la tanqueta de Leganitos, apodo de Massiel por proceder de la madrileña calle Leganitos. Y por su indómito carácter. Los miembros del Dúo Dinámico en una entrevista en la radio al día siguiente del festival eurovisivo, defendieron a Serrat delante de Massiel, porque “no debíamos olvidar a Joan Manuel Serrat, que había hecho la promoción por toda Europa(…)”.

Por contra, Massiel en la citada entrevista concedida a Papel declaró que nunca sintió la confianza del Dúo Dinámico, que según ella, ellos hubiesen preferido a Karina. Los aludidos respondieron en una entrevista aparecida el 5 de mayo de 2018 en el diario ABC que “(…)No sabemos de dónde se ha sacado Massiel esa historia. Eso es falso”.

La la la es un tema que después de más de 50 años sigue generando derechos de autor a sus compositores. Es interpretado por multitud de orquestas a lo largo y ancho del mundo. Se han hecho más de 60 versiones en 55 países, según sus propios autores.

 

Por Diego Salvador Conejo

Nota: la imagen destacada es cortesía de RTVE

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *