Celtiberia Show de Luis Carandell. Salvadorebooks

Celtiberia Show de Luis Carandell

En casa teníamos un ejemplar del popular libro del periodista Luis Carandell (Barcelona, 1929-Madrid, 2002) donde se recopila la sección “Celtiberia show” que Carandell escribió en la revista “Triunfo” entre 1968 y 1975. La revista solía estar por casa, así que, que nuestro padre adquiriera un ejemplar del libro, mostraba su interés por el fino humor y la ironía con la que Carandell se hacía eco de las peculiaridades de nuestro país.

Orígenes de la sección.

La sección de Carandell en el semanario comienza como un recopilatorio, en un par de páginas, de anécdotas vividas u oídas por su autor. Poco a poco van  incorporándose anuncios de prensa y revistas, artículos, hojas parroquiales, felicitaciones navideñas, aportaciones de los lectores… Tal y como definió su autor a la sección, “Celtiberia Show” es un “museíllo, piezas, casos, perlas, joyas, cuadros, monumentos y tesoros” del celtiberismo español, que no es otra cosa más que una demostración de la peculiaridad que ha tenido siempre la gente de este país.

Aquello de “Spain is diferent” tiene su epítome en Celtiberia Show. La primera parte del título la toma Carandell de Ortega y Gasset para referirse a lo que de bárbaro y carpetovetónico tenía la sociedad española de la época. Es decir, la vigilancia constante de la iglesia a las costumbres, el machismo inveterado, el atraso, pero también el absurdo y la comicidad de lo español que tan bien supo retratar Rafael Azcona en sus guiones.

Algunos ejemplos celtibéricos.

El espíritu popular de la sección, su estilo humorístico, al mismo tiempo que comprensivo y respetuoso, de Carandell, es probablemente lo que dio tanto éxito al Celtiberia Show. Entonces en casa no lo sabíamos, pero teníamos un auténtico tesoro, demostrativo de lo peculiar que era el país en el que nos estábamos criando, allá por los años sesenta y setenta.

Basten algunas perlas para comprender de qué va el libro -todos los textos han sido extraídos de la versión digital de la revista Triunfo-:

ANUNCIO TERRORÍFICO. He aquí el anuncio aparecido en “La Vanguardia”: una niña de seis años se ofrece para publicidad a fin de poder pagar el colegio.

ERRATA SIGNIFICATIVA. El otro día, “Nuevo Diario” sufrió una errata sin mayor importancia, consistente en mezclar en los talleres una nota procedente del Gobierno Civil con una frase de una crónica taurina. No soy partidario de reproducir errores de imprenta, pero en este caso no deja de tener gracia imaginar a la autoridad gubernativa dando “media estocada y dos descabellos” después de haber cumplido “con el deber de velar por la seguridad pública”. He aquí el recorte:

Este Gobierno Civil, en definitiva, con la decisión adoptada, ha estimado así cumplir el deber de velar por la seguridad pública suave, media estocada y dos descabellos. Silencio.

Un momento, que aún hay más.

Los ejemplos continúan con los tres siguientes, toda una muestra de la versatilidad de la lengua española, de la presencia a lo Gran Hermano de la Iglesia española a través de sus curiosas publicaciones y de los habituales del barrio que entonces felicitaban las Pascuas.

FOSAS ESCÉPTICAS. Las fosas sépticas se vuelven “escépticas” en este anuncio de una casa de Ibiza especializada en la limpieza y el vaciado de estas fosas.

LIMPIEZAS IBICENCAS. LIMPIEZA Y VACIADO DE FOSAS ESCÉPTICAS Y POZOS NEGROS.

BIBLIOGRAFÍA. La editorial Sal Terrae, de Santander, ofrece en su Catálogo 1972 una serie de títulos que creo que serán interesantes para mis lectores. Destaca entre las colecciones de la editorial la formada por los “Folletos ID” que se venden al precio de dos o tres pesetas el ejemplar. He aquí algunos de ellos:

-“Una sola mujer… pero, ¿por qué?”.

-“Esa lengua, lorito” (Remedios contra la blasfemia).

-“Me acuso de haber ido a una película no tolerada”.

-“Vida campestre sin salvajismo”.

-“¿Conoce el comunismo bolchevique?”.

-“¿Están los judíos arrepentidos de haber matado a Dios?”.

FELICITACIÓN NAVIDEÑA. “El INVÁLIDO del barrio felicita a Vd. las Pascuas y le desea un Próspero Año Nuevo”.

“Celtiberia bis” y “Tus amigos no te olvidan”

Siguiendo la estela iniciada con el Celtiberia Show, en 1972 Luis Carandell escribe una segunda parte, donde se recogen nuevos ejemplos de la España más esperpéntica y carpetovetónica. Tres años más tarde, “Tus amigos no te olvidan”, en 1975, un compendio de los usos y costumbres mortuorias en España en el que recoge esquelas, lápidas y epitafios. El libro se cierra con la imagen de un sobre devuelto a Correos en el que puede leerse “murió sin dejar señas”. Toda una muestra de la clase del contenido de la obra y del interés de su autor por mostrar los aspectos más bizarros y al mismo tiempo aceptados de la sociedad española.

Carandell, corresponsal y parlamentario.

Luis Carandell escribe Celtiberia Show en la revista Triunfo con el espíritu de un observador viajado pero al mismo tiempo comprensivo con las peculiaridades de su país. No en vano, durante la década de los cincuenta el periodista ejerce como corresponsal en Japón, Israel, Egipto, Tailandia y la URSS hasta que en 1961 se establece en Madrid. Más adelante, colabora con la revista Triunfo, y ya en los setenta, en Cuadernos para el Diálogo e Informaciones, entre otros medios escritos.

Pero es en la Transición cuando Carandell se especializa como cronista parlamentario. Y, ya en los ochenta, se convierte en un rostro conocido para el espectador español al incorporarse a los telediarios de Televisión Española. Más tarde entra en Antena 3 donde tiene su propio programa, el espacio cultural “Carandelario”. El País y la Cadena SER son otros de los medios de comunicación en los que en la década de los noventa trabaja Luis Carandell.

Drama en el portal, heredero del Celtiberia Show de Luis Carandell

Carandell muestra a lo largo de su vida como periodista y como escritor las peculiaridades de un país que ha cambiado mucho… o no. Está claro que España sigue siendo different. Porque, aunque el tiempo haya pasado, hay mucho de celtibérico por aquí. Y como muestra, un botón: la página del Hematocrítico dedicada a los curiosos, divertidos y, por qué no, esperpénticos mensajes que los vecinos se dejan hoy en los portales de viviendas a lo largo y ancho de nuestro país: Drama en el portal. El espíritu del Celtiberia Show sigue vivo. Y por muchos años, me parece a mí…

Por Olga Salvador Conejo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *